El dragón babilonio

Ya sea desde el punto de vista del escepticismo científico o de las pasiones de un amante de la ficción fantástica, a la mayor parte de nuestros contemporáneos les resultaría ridículo entablar un debate sobre la verdadera naturaleza de los dragones, su acecho y captura. No se trata aquí de falta de imaginación, ni de capacidad de naturalización de viejas fantasías, ni tampoco de un ejercicio de criptozoología o de análisis junguiano. El problema para emprender esta discusión es que se ha olvidado el sentido real que guarda la existencia tangible de estas fabulosas criaturas.
Seguir Leyendo

Menga, lugar sagrado

El dolmen de Menga es un monumento megalítico único, declarado Patrimonio de la Humanidad en 2016, que preside el Campo de Túmulos de Antequera (Málaga) desde hace, al menos, 5.700 años. Se trata de un edificio colosal que, a pesar del paso de los siglos, todavía conserva su magnificencia y extraordinario atractivo y que ha suscitado multitud de incógnitas sobre su obra, ya que cualquier dimensión que se considere tiene una magnitud abrumadora: bloques pétreos de hasta 150 toneladas, una longitud total de 27,5m, vanos de hasta 6m de anchura cubiertos por una sola cobija y una altura media de 3,5m en toda una galería que se presenta completamente recubierta por un túmulo de 50m de diámetro.
Seguir Leyendo

La materia según Grimaldy

Hace algunos años cayó en mis manos una obra extraordinaria, Ouvres posthumes de M. de Grimaldy, Obras póstumas de un médico francés nacido hacia 1623 y fallecido entre 1717 y 1723, que serían compendiadas por E. Jourdan de Pellerin y publicadas en París en 1745. Hay pocos datos biográficos sobre estos autores, aunque con estos tratados nunca se sabe qué es histórico y qué pertenece a la arquitectura jeroglífica del texto. Dejaremos al lector la tarea de evaluar los sugerentes juegos de palabras que evocan los nombres de Grimaldy, le roi de Sardaigne –sardine ignée, sardina ígnea–, le duc de Savoie –sa voie, su vía– o E. Jourdan de Pellerin –pèlerin, peregrino–, a sabiendas de los frecuentes artificios cabalísticos que encierran este tipo de obras y el gusto por los pseudónimos al que acostumbran los filósofos; y ciertamente el mensaje estaba bien oculto, no en vano, sin ninguna otra pista el libro habría pasado desapercibido. A priori el volumen aparentaba ser un vetusto recetario médico con poco interés más allá de la curiosidad histórica de la manera en que se elaboraban remedios farmacológicos siglos atrás. Pero la obra escondía algo más que unas fórmulas magistrales, como ya nos lo había advertido Eugène Canseliet en su libro L’Alchimie expliquée sur ses textes classiques en el capítulo dedicado a “La sal de los filósofos”, que «el Maestro ­–Fulcanelli– poseía, entre los libros de su muy rica biblioteca, el del médico Denis de Copponay de Grimaldy, que estuvo ligado a la persona del rey de Cerdeña. Como había sido un espagirista sin más, especialmente iatroquímico, se había mostrado sobre todo con una extrema imprudencia, por lo que el filósofo del Misterio de la Catedrales y de Las Moradas Filosofales no lo cita, tampoco su libro, por lo demás raro y casi desconocido.
Seguir Leyendo

Un recuerdo imposible

Hércules separa los montes Calpe y Abila. Zurbarán, 1634.

El rastro histórico

Según Pomponio Mela, geógrafo algecireño (Tingentera) del siglo I (fallecido en torno al 45 d.C.), fue el propio Hércules quien separó los montes Abila y Calpe, «unidos en una cordillera continua, de manera que al Océano, contenido antes por la mole de los montes, se le dio entrada a los lugares que ahora inunda», De Chorographia, I, 5, 27.

Seguir Leyendo

«De lapide philosophorum» de Lux Roris

De lapide philosophorum. Cómo se hace la piedra filosofal
Lux Roris
Biblioteca Ephimera

Un misterioso hallazgo

Los amantes de la alquimia estamos de enhorabuena por la iniciativa de Biblioteca Ephimera de sacar a la luz tratados inéditos, por difundir su mensaje más allá de los estrechos recintos académicos y ayudar al estudio racional del oscuro legado de los alquimistas.
Seguir Leyendo

El patrón de medida del Megalitismo

Patrón de medida y escritura son dos requisitos fundamentales para levantar un dolmen de corredor de grandes dimensiones como el dolmen de Menga (V milenio a.C., Antequera, Málaga), el dolmen de Alberite (V milenio a.C., Villamartín, Cádiz) o el dolmen de Soto (III milenio a.C., Trigueros, Huelva). Obras de tal envergadura que requieren necesariamente de un sistema de trabajo planificado que organice la sucesión de tareas que implica su construcción de una manera coherente. Habría que tener en cuenta que estos edificios tienen alrededor de 30 metros de longitud, 3,5 metros de altura y hasta 6 de anchura, que se recubrían con un túmulo de tierra de unos 50 metros de diámetro, que algunas cobijas llegan a pesar 180 toneladas –una losa con el peso de 6 camiones de cuatro ejes repletos de carga– y que las piedras podían proceder de canteras a varios kilómetros de distancia a través de terrenos irregulares; por lo que el despliegue de medios humanos, animales y materiales sería elevado, lo que implica un estudio logístico preciso.
Seguir Leyendo

Las Metamorfosis de Aníbal González

El hermetismo en la obra de Aníbal González
Aníbal González Álvarez-Ossorio
Aníbal González Álvarez-Ossorio

Aníbal González Álvarez–Ossorio es una de esas figuras que, si bien resultan conocidas por muchos, siguen faltas del reconocimiento que merecen por la sociedad. Arquitecto nacido en Sevilla el 10 de junio de 1876, se formó en la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid con las calificaciones más destacadas de su promoción. Fue alumno de Ricardo Velázquez Bosco, gran arquitecto eclecticista de principios de siglo XX, y de Vicente Lampérez, miembro de la Real Academia de la Historia, importante restaurador, arquitecto e historiador del arte. Su mujer, Ana Gómez Millán, era hija de José Gómez Otero, miembro de una saga de notables arquitectos sevillanos. Además, desde sus inicios trabajaría muy vinculado a sus primos Cayetano y Torcuato Luca de Tena y Álvarez–Ossorio, el primero alcalde de Sevilla entre 1906–1907 y el segundo un importante empresario y periodista de la época muy próximo a la alta sociedad, fundador del periódico ABC y la revista Blanco y Negro.
Seguir Leyendo

Macrocosmos y microcosmos en el dolmen de Alberite

Aún es de noche pero el cielo comienza a clarear. Al este se recortan algunas montañas que delimitan una vasta llanura salpicada de árboles. La mañana se ha levantado fresca, pero no tardará en volver la flama del estío. Por lo demás, el silencio ocupa el resto de un lugar en un tiempo que parece ausente y que podría haber pertenecido a cualquier otro momento de siete mil años atrás. Sigo aguardando la llegada del fiat divino en un horizonte bien delimitado por los dos menhires que flanquean la entrada del dolmen, un segmento de mundo preparado para escenificar el primer drama cósmico. A la izquierda, el menhir boaz señalaba la salida del sol durante el solsticio de verano. A la derecha, el menhir jakin marcaba con una precisión exquisita el orto en el equinoccio. El segmento sería la unidad, el todo, el caldo primigenio o Caos primordial que contenía todo el Universo en su seno, aunque informe y sumido en la oscuridad a la espera de la llamada del verbo. Seguir Leyendo