La materia según Grimaldy

Hace algunos años cayó en mis manos una obra extraordinaria, Ouvres posthumes de M. de Grimaldy, Obras póstumas de un médico francés nacido hacia 1623 y fallecido entre 1717 y 1723, que serían compendiadas por E. Jourdan de Pellerin y publicadas en París en 1745. Hay pocos datos biográficos sobre estos autores, aunque con estos tratados nunca se sabe qué es histórico y qué pertenece a la arquitectura jeroglífica del texto. Dejaremos al lector la tarea de evaluar los sugerentes juegos de palabras que evocan los nombres de Grimaldy, le roi de Sardaigne –sardine ignée, sardina ígnea–, le duc de Savoie –sa voie, su vía– o E. Jourdan de Pellerin –pèlerin, peregrino–, a sabiendas de los frecuentes artificios cabalísticos que encierran este tipo de obras y el gusto por los pseudónimos al que acostumbran los filósofos; y ciertamente el mensaje estaba bien oculto, no en vano, sin ninguna otra pista el libro habría pasado desapercibido. A priori el volumen aparentaba ser un vetusto recetario médico con poco interés más allá de la curiosidad histórica de la manera en que se elaboraban remedios farmacológicos siglos atrás. Pero la obra escondía algo más que unas fórmulas magistrales, como ya nos lo había advertido Eugène Canseliet en su libro L’Alchimie expliquée sur ses textes classiques en el capítulo dedicado a “La sal de los filósofos”, que «el Maestro ­–Fulcanelli– poseía, entre los libros de su muy rica biblioteca, el del médico Denis de Copponay de Grimaldy, que estuvo ligado a la persona del rey de Cerdeña. Como había sido un espagirista sin más, especialmente iatroquímico, se había mostrado sobre todo con una extrema imprudencia, por lo que el filósofo del Misterio de la Catedrales y de Las Moradas Filosofales no lo cita, tampoco su libro, por lo demás raro y casi desconocido.
Seguir Leyendo

Las Metamorfosis de Aníbal González

El hermetismo en la obra de Aníbal González
Aníbal González Álvarez-Ossorio
Aníbal González Álvarez-Ossorio

Aníbal González Álvarez–Ossorio es una de esas figuras que, si bien resultan conocidas por muchos, siguen faltas del reconocimiento que merecen por la sociedad. Arquitecto nacido en Sevilla el 10 de junio de 1876, se formó en la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid con las calificaciones más destacadas de su promoción. Fue alumno de Ricardo Velázquez Bosco, gran arquitecto eclecticista de principios de siglo XX, y de Vicente Lampérez, miembro de la Real Academia de la Historia, importante restaurador, arquitecto e historiador del arte. Su mujer, Ana Gómez Millán, era hija de José Gómez Otero, miembro de una saga de notables arquitectos sevillanos. Además, desde sus inicios trabajaría muy vinculado a sus primos Cayetano y Torcuato Luca de Tena y Álvarez–Ossorio, el primero alcalde de Sevilla entre 1906–1907 y el segundo un importante empresario y periodista de la época muy próximo a la alta sociedad, fundador del periódico ABC y la revista Blanco y Negro.
Seguir Leyendo